Fragmentos de un Erasmus: no hay final, es el principio

El último año de universidad me desentendí de todo lo que me ataba y me fui de Erasmus sin saber muy bien qué esperar, como todos. Después de dos cuatrimestres, muchas locuras y una experiencia climática nórdica muy interesante, este fue mi balance en junio de 2012.

Fragmentos de un Erasmus: de repente es

Junio 2012 Tras un poco de romanticismo hiriente y un máster en envasado de ropa al vacío, partí hacia el inexplorado norte de Europa con nada más importante que todo mi entusiasmo. Sí, lo tenía claro, la vida era seguir adelante, dejar cosas atrás. Antes de darme cuenta me vi compartiendo mi vida con un…

Fragmentos de un Erasmus: tic, tac

Junio 2012 De repente, un día te das cuenta de que realmente existe el tiempo, de que te la jugó, pasó y se fue. Fue en octubre, recuerdo perfectamente el momento. Ya era más que otoño, hacía frío y el suelo estaba regado de hojas doradas con un estilo que no había visto antes. Volvíamos de…

Fragmentos de un Erasmus: adicción

Noviembre 2012 La vida después del Erasmus es una mezcla homogénea de vacío y plenitud. Es todo como solía ser, pero nada es lo mismo. Es el vacío de las personas con las que ya no convives, vacío de los lugares a los que ya no puedes ir, vacío de los planes que solías hacer y…

Lo que aprendí en el Erasmus: Eterno indomable

Nada sale según lo planeado. Es mejor entregarse a lo imprevisto, a la virginidad de la sorpresa, a todo lo que se te ofrece cuando no esperas nada. Aprendí que el futuro nunca existió, que siempre será un eterno indomable. Todo lo que yo creía ser perdió rotundidad, se difuminó para desplazarse hacia una laxitud…